Astorga en inglés

Mucho de lo que sé de Astorga se lo debo a doña Marivel, mi Profesora* de Sociales en Blanco de Cela. Fue ella la que nos contó por qué nuestro colegio se llamaba Blanco de Cela y dónde estaba el castillo de los Marqueses de Astorga, y… Casi siempre pinceladas o anécdotas, siempre en contexto, y siempre, siempre, alimentando una curiosidad que no he conseguido saciar casi 30 años después y que probablemente no se saciará nunca.

También en Blanco de Cela empecé a estudiar inglés, fue ya en 4º de EGB, de la mano de don Arsenio, y aunque la memoria quiere archivar para siempre aquellos momentos todavía recuerdo mi asombro al descubrir que había gente en algún lugar del mundo que llamaba red al color rojo y otras barbaridades parecidas. Nunca suspendí inglés, eso lo recuerdo con certeza, pero me costó algunos años entender que vivimos en una torre de Babel y que hay una lingua franca, hoy el inglés, que nos permite llegar al resto del mundo.

Hace algunas semanas escribí unas líneas sobre los petroglifos de Maragatería, y esa magia que se produce muy de vez en cuando en las redes sociales quiso que el artículo se leyera en más de 40 países, desde Portugal hasta Chile, desde Kirguistán hasta Australia. Nuestros petroglifos no se merecen menos, desde luego, pero lo que de verdad me sorprendió de todo este asunto es que cuando el artículo escapaba de los dominios de Cervantes y caía en los de Shakespeare todas las voces pedían al unísono una versión que pudieran leer (en ortodoxo, supongo).

El blog en español está todavía a medias, pero animado por María y por Rocío (gracias, gracias, gracias) he creado una versión en inglés con un primer artículo dedicado a los petroglifos (podéis acceder a través de la bandera, arriba, a la derecha). También quiero dar las gracias a Asturic Spleen por sus imágenes, que ilustrarán algunos artículos; con ellas mis textos van a estar en la mejor compañía.

Espero de verdad que este humilde blog llegue a todos los rincones del mundo y que sirva para dar a conocer, un poco más, Astorga y sus comarcas. Nada me gustaría más que añadir además sendos artículos en portugués, en italiano, en francés, en alemán… Pero me es imposible, el mundo tendrá que conformarse con el español y el inglés.

* Sí, Profesora, y con P mayúscula.

Comentarios cerrados.