Semana Santa de Astorga, ¿de Interés Turístico Internacional?

La declaración de “Interés Turístico Internacional” es un reconocimiento honorífico que concede la Secretaría de Estado de Turismo. Actualmente hay 59 celebraciones que tienen esta distinción, desde los Sanfermines hasta la Tomatina pasando por el Descenso Internacional del Sella o numerosas semanas santas, entre ellas las de Salamanca, Zamora y León.

Los requisitos formales para solicitar este reconocimiento establecen que han de pasar al menos cinco años de la declaración de Interés Turístico Nacional (en el caso de la Semana Santa de Astorga este plazo se cumplió el pasado 9 de agosto de 2016) y “presentar un mínimo de diez actuaciones de difusión en uno o varios países extranjeros”. La Semana Santa de Astorga lleva varios años promocionándose en el extranjero, por lo que todo hace pensar que es cuestión de tiempo que se den los primeros pasos formales para obtener la declaración de Interés Turístico Internacional.

Cristo del Amor y del Perdón

Cristo del Amor y del Perdón

La última acción promocional de nuestra Semana Santa en el extranjero tuvo lugar hace unas semanas: se enviaron carteles en alemán a la feria de turismo ITB y se promocionó en Italia (Cope Astorga). La web de la Semana Santa de Astorga solo está disponible en español, lo que limita notablemente su difusión allende los Pirineos y permite aventurar que el interés que puedan despertar estas acciones promocionales tendrá poco recorrido, pero si nos atenemos a la letra de la norma…

El carácter internacional de nuestra Semana Santa puede y debe reforzarse, y un buen primer paso sería alcanzar un acuerdo de hermanamiento con la Semana Santa de Braga, que también aspira a ver reconocida su importancia histórica en el ámbito internacional.

¿Qué implicaría la declaración de la Semana Santa de Astorga como celebración de Interés Turístico Internacional? Este reconocimiento sería un espaldarazo para la ciudad y muy especialmente para el sector turístico gracias al esfuerzo que, durante años, hacen en silencio todos los músicos, cofrades y espectadores. Un Museo de la Semana Santa o la posibilidad de visitar las tallas más importantes al menos los fines de semana ayudaría a hacer este beneficio palpable durante más tiempo, pues es difícil mejorar las cifras de ocupación durante la Semana Santa registradas en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *