Mantecadas de Astorga

Las mantecadas de Astorga son uno de los dulces típicos de la ciudad. La primera referencia escrita que se conserva sobre este singular producto de repostería es de 1805, que por su calidad y su carácter exclusivo ha sido reconocido con el sello de calidad IGP (Indicación Geográfica Protegida).

Historia de las mantecadas

Los orígenes de este dulce están, como los de muchos otros, en un convento, en este caso el de Sancti Spiritus de Astorga. Fue entre sus muros donde comenzaron a elaborarse las famosas mantecadas, que siguen elaborándose fieles a la receta original, conservando su textura suave y esponjosa, siempre con ingredientes naturales.

En el siglo XIX, con la llegada del ferrocarril a Astorga, se popularizó su venta a pie de andén y en los propios vagones, lo que dio a conocer las mantecadas en todo el noroeste español y en Madrid. Fue así como su nombre y su sabor se hicieron populares. En la actualidad hay siete confiterías en Astorga que elaboran mantecadas, y en muchos bares de la ciudad pueden degustarse en el desayuno o acompañando un café o un chocolate en cualquier momento del día.

Los productores adscritos a la IGP Mantecadas de Astorga son:

Dónde comprar mantecadas de Astorga

Astorga cuenta con un buen número de reposterías y pastelerías que elaboran y venden mantecadas y otros dulces típicos como hojaldres y merles. La mayoría de ellas se concentran en el eje monumental de la ciudad, entre el Palacio de Gaudí y el Ayuntamiento de Astorga, que incluye la calle Los Sitios, la plaza Obispo Alcolea, la calle Lorenzo Segura, la Plaza de los Sitios y la Plaza Mayor. Además, algunos fabricantes venden las mantecadas a través de sus páginas web, y hay establecimientos y cadenas de supermercados que ofrecen a sus clientes este producto tan apreciado.

Comentarios cerrados.