El oro del Teleno

En la Sierra del Teleno se encuentra la mina de oro romana más grande de Europa. En torno al monte Teleno se conservan más de 600 kilómetros de canales usados por los romanos para llevar agua a las explotaciones auríferas de la zona. En una época en la que para obtener un kilo de oro era necesario mover y filtrar toneladas de tierra, los ingenieros romanos diseñaron y pusieron en funcionamiento un sistema que les permitió extraer toneladas de oro.

La explotación llevada a cabo por los romanos durante varios siglos transformó de tal manera el paisaje que sólo desde el aire es posible apreciar los cambios, que se extienden a lo largo de kilómetros y kilómetros de terreno. La comarca está salpicada de coronas, en las que se asentaban poblados mineros, y de murias, montones de piedras desechadas que nos muestran de forma clara las zonas objeto de explotación.

En el noroeste de la Península Ibérica se localizan algunas de las explotaciones auríferas más conocidas del antiguo Imperio Romano, como Las Médulas, también en León, o Tresminas, en Portugal. La actividad minera en torno al Teleno y en Las Médulas fue el principal motivo para fundar Asturica Augusta, la actual Astorga, que se convirtió en una de las ciudades más ricas de la Hispania romana. Así lo contó Plinio el Viejo en su Historia Naturalis:

Algunos han referido que Asturia, Gallaecia y Lusitania superan así cada año las veinte mil libras de oro, de modo que Asturia produce la mayor cantidad. Y esta abundancia no se mantiene durante tanto tiempo en ninguna otra parte del mundo.

¿Cómo extraían el oro los romanos?

Extraer oro en la Sierra del Teleno, con picos de más de 2.000 metros, supuso un reto formidable para los ingenieros romanos, que tuvieron que construir un sistema de captación de agua con varios depósitos y canales a más de 1.900 metros de altitud para aprovechar la nieve de las cumbres tilenenses.

Una red de balsas comunicadas entre sí servían para recoger el agua procedente del deshielo en primavera. Los romanos canalizaban el agua y los sedimentos que arrastraba hacia los canales de lavado, en los que se retiraban las rocas de gran tamaño formando grandes montículos, llamados murias, que todavía pueden verse en la zona.

Posteriormente se utilizaban retamas trenzadas y otras barreras en el fondo de los canales para retener las pepitas de oro de mayor tamaño. En el tramo final se empleaban pieles de animales, en las que se quedaban las pepitas más pequeñas. Al final, el agua y los materiales de deshecho discurrían hacia cauces fluviales naturales, como el río Duerna.

Entre las explotaciones auríferas que pueden visitarse en Maragatería debemos mencionar la mina de Fucochico, en la que se empleó una técnica similar a la de Las Médulas, aunque a una escala menor. Puede visitarse en el término municipal de Luyego.

El ingeniero, historiador y divulgador Isaac Moreno Gallo, autor de la web Traianvs sobre ingeniería en el mundo antiguo, ha dedicado uno de sus vídeos a las minas del oro del Teleno. Es muy recomendable verlo para apreciar la magnitud de los cambios que la minería romana provocó en la actual Maragatería.

Scroll al inicio