Arqueta de San Genadio (Museo de la Catedral de Astorga)

Museo de la Catedral de Astorga

El Museo Catedralicio de Astorga está situado en un edificio contiguo a la propia Catedral de Santa María. Quizá no es el museo más conocido de Astorga, pero en sus salas pueden verse auténticas joyas como el Relicario de la Vera Cruz o la arqueta de San Genadio. Fue inaugurado en 1954 y alberga más de 500 obras de gran valor artístico, histórico y religioso.

Estamos ante una colección heterogénea integrada por obras que proceden, en su inmensa mayoría, de la Diócesis de Astorga, que abarca parte de las provincias de León, Zamora y Orense. La exposición se organiza en 10 salas en las que podemos ver, entre otras, piezas de escultura, pintura, orfebrería, numismática y una colección única de indumentaria y ornamentos litúrgicos.

Qué ver en el Museo Catedralicio de Astorga

La entrada para visitar el Museo de la Catedral incluye el acceso al interior de la seo asturicense. La zona expositiva del museo se divide en 10 salas, con algunas piezas expuestas en el claustro de la Catedral.

La Sala I, ubicada en la antigua sala Escuela de la Catedral (primera planta), atesora las obras más importantes. Dedicamos unas líneas a las piezas que por su singularidad, su excepcional factura o su valor histórico resultan de mención obligada.

  • Relicario de la Vera Cruz: se trata de una cruz bizantina de oro ricamente adornada con zafiros, rubíes, esmeraldas, turquesas y perlas. Guarda en su interior fragmentos del Lignum Crucis. Se trata de una joya única en España de un valor incalculable. Las filigranas son muy similares a las del Cáliz de Reims (siglo XII), por lo que se le suele atribuir origen francés. Se cree que pudo llegar a Astorga desde la Encomienda Templaria de Ponferrada.
  • Arqueta de San Genadio (siglo X): esta obra maestra de la orfebrería prerrománica asturiana es de madera y está recubierta por chapas de plata dorada. Destaca por sus figuras animadas, las primeras de las que tenemos conocimiento en la orfebrería cristiana española. Fue donada a San Genadio, entonces obispo de Astorga, por el rey Alfonso III el Magno y la reina Jimena de Asturias.
  • Esenciero árabe (siglo X): de estilo fatimí, podría proceder de Egipto. Está realizado en cristal de roca y es único en su clase. Cuenta con una montura de plata cincelada, repujada y sobredorada del siglo XVIII que se colocó para protegerlo.
  • Arcón románico (siglo XII): arcón de madera de grandes dimensiones, su paño frontal está policromado con el Pantocrátor y escenas del Tetramorfos y los Apóstoles. La tapa tiene forma de trapecio y está decorada con grecas geométricas y motivos vegetales. Procede del monasterio de Carrizo de la Ribera.
  • Cáliz de Alonso de Portillo (siglo XV): consta de peana y copa de estilo gótico, está realizado con la técnica del esmalte traslúcido, en la que el orfebre astorgano era un consumado especialista.
  • Cruz procesional de Santa María de la Isla (siglo XVI): de estilo renacentista, se atribuye a la Escuela de Enrique de Arfe. Realizada en plata blanca cincelada, su fina ejecución la convierte en la mejor cruz procesional de la Diócesis en opinión de los expertos.
  • Custodia de esmeraldas (siglo XVIII): obra del platero salmantino Manuel García Crespo, llaman la atención las grandes esmeraldas engastadas junto a otras piedras preciosas y diamantes, que se aparta del estilo tradicional salmantino.

Una de las salas más sorprendentes es la Sala III, en la que pueden verse dalmáticas, casullas y otras vestiduras y paños utilizados en la celebración de la Eucaristía hasta la reforma del Concilio Vaticano II. Llama la atención la vitrina de las mitras y sus sorprendentes bordados.

La sala del obispo Castelltort recibe su nombre de uno de los principales impulsores del Museo de la Catedral. En ella se encuentran cuatro tablas góticas del siglo XVI que llevan por título «Vida, tentaciones, tormentos y muerte de San Antonio Abad«. Proceden de un retablo de Villafáfila (Zamora).

Todas las salas del museo contienen piezas singulares y, aunque no podemos enumerarlas todas, vamos a mencionar brevemente aquellas a las que nos gusta volver en cada visita.

  • Dos portapaces de plata del astorgano Sebastián de Encalada (siglo XVI). Reproducen en plata dorada dos de las escenas del Retablo Mayor de Gaspar Becerra. Son buena muestra del excelso nivel que alcanzaron los plateros astorganos.
  • Monumental artesonado de la antigua sala capitular, que exhibe ediciones facsímiles de los beatos más notables.
  • Púlpito de madera de nogal atribuido a Gaspar Becerra, considerado una obra maestra por la calidad de sus ocho tableros tallados. Bajo cada uno de los paños hay parejas de niños que sostienen tarjetas o juegan.
  • Collaradas maragatas de gran riqueza y arracadas, obra de joyeros locales, expuestas junto a tres trajes maragatos.
  • Hay una notable colección de vírgenes sedentes, fundamentalmente de los siglos XIII y XIV.

Horario y precio

El horario de visita del Museo de la Catedral de Astorga es de 10:00 a 20:30 los siete días de la semana, aunque el acceso a la Catedral no está disponible durante los actos de culto. El último pase es 30 minutos antes del cierre.

  • Entrada general (18 a 64 años): 6 euros.
  • Entrada grupos: 4,50 euros (mínimo 15 personas).
  • Entrada reducida para mayores de 65 años: 5,50 euros.
  • Entrada reducida para jóvenes (de 13 a 17 años), peregrinos, universitarios hasta 25 años y desempleados: 4,50 euros.
  • Entrada gratuita para menores de 12 años.

La Catedral de Astorga y su Museo se pueden visitar gratis los martes entre las 10:30 y las 12:30, excepto festivos o vísperas de festivo. Es necesario adquirir las entradas en la web (sin coste y sin registrarse ni facilitar datos de pago).

La entrada incluye una audioguía disponible en siete idiomas. Existen audioguías para niños con explicaciones adaptadas.

Ir arriba